Una mujer es violada en España cada ocho horas


No sé quién lo ha escrito. Pero comparto completamente este texto.

Una mujer es violada en España cada ocho horas.

A veces, incluso, en manada.

Como presuntamente esos cinco hombres “guapos y ligones que no necesitan violar” y que se follaron a UNA entre cinco en los sanfermines.

UNA es una chica de dieciocho años que está de fiesta y se ha perdido de sus amigos y estos cinco “caballeros” se ofrecen a acompañarla hasta su coche para que pueda dormir.

A mitad de camino la meten en un portal y le introducen las pollas en la boca, en el coño y en el culo hasta que se corren y le cogen el móvil y le quitan la tarjeta y lo rompen y se van y la dejan ahí.

Y hay vídeo.

Porque al machismo no le basta con follar, tiene que saber que puede follar, tiene que compartir que ha follado, tiene además que encender en otros machos la luz de la hazaña pornográfica.

Porque parece que a los hombres les gusta más que otros hombres sepan lo que son capaces de hacer o no hacer que el propio hecho de hacerlo.

Y para ello utilizan los cuerpos de las mujeres para sentirse poderosos.

Porque las violaciones no tienen que ver con el sexo: tienen que ver con el poder.

Y a los hombres, al parecer, lo que se las pone dura es el poder.

Romper la resistencia.

Porque no entienden que NO es NO.

Aunque insistas NO es NO.

Es mentira lo de los juegos absurdos, ni los tiras ni aflojas, ni las estrategias, ni chicas que se hacen las difíciles.

NO es NO.

Y el NO ha de valer exactamente lo mismo que cuando un hombre dice que NO.

¿Alguien me puede decir cuántos hombres que dicen NO son violados por un grupo de mujeres en las fiestas? ¿Cuántas mujeres van con dildos en sus bolsos para acorralar a los hombres en los portales e introducírselos por todos sus orificios? ¿Eso pasa cada ocho horas, no?

NO es NO.

Y tú hombre, si haces caso omiso a la voluntad de una mujer, estás ejerciendo violencia machista sobre ella.

NO es NO y da igual la ropa o la actitud de las mujeres.

NO es NO aún con las bragas bajadas.

NO es NO incluso aunque sea tu novio.

Solo SÍ es SÍ.

Pero parece que los hombres no lo entienden.

Por toda esta mierda de la cultura de la violación.

Una cultura que además asume como “normal” que se ponga en duda a las mujeres que son víctimas de agresiones sexuales por parte de los hombres.

¿Qué hace una chica de dieciocho años sola en una fiesta?

Divertirse, porque las mujeres tienen derecho a poder disfrutar de la vida sin ser violadas.

¿Por qué no se defiende?

Claro, porque las mujeres son las que tienen que defenderse de los violadores, no los violadores dejar de violar, y si no lo haces por miedo, o porque te quedas bloqueada, o porque tu defensa es desear que todo acabe rápido, que no te desgarren por dentro, que no te maten, entonces tienes que probar que no querías.

Si no cerraste bien las piernas es que en el fondo querías, guarrilla.

Es terrible que las mujeres víctimas de agresiones sexuales sean doblemente juzgadas por la opinión pública como incautas o imprudentes o locas.

O como mentirosas, vengativas o manipuladoras mujeres.

Porque con eso lo único que se consigue es que las mujeres tengan pánico a hacer públicas las agresiones que sufren.

Porque las hacemos sentir culpables por ser violadas.

Y aquí los únicos culpables son los violadores.

Las mujeres violadas necesitan que la sociedad les diga YO TE CREO.

Porque si no estamos alimentando la cultura de la violación constantemente.

Y cuando se produce una violación nos llevamos las manos a la cabeza.

Menos manos a la cabeza y más feminismo.

Feminismo para que los hombres entiendan que las mujeres no están para cumplir ninguna de sus fantasías.

Que para llevar a cabo las fantasías se necesita el acuerdo de la otra persona.

Feminismo para esa amiga de la manada que dice que ellos son gente que liga que no necesita violar.

Feminismo para esos jueces y juezas que cuestionan si se cierran bien o no las piernas.

Feminismo para que el poder cambie de manos.

Feminismo para fortalecer el músculo de la empatía.

Feminismo para todas y todos y en todos lados ya.

Feminismo para que cuando una mujer dice que NO.

Sea NO.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *