Global Gender Gap Report 2020

Global Gender Gap Report 2020

Global Gender Gap Report 2020

Why gender parity matters

Gender parity has a fundamental bearing on whether or not economies and societies thrive. Developing and deploying one-half of the world’s available talent has a huge bearing on the growth, competitiveness and future-readiness of economies and businesses worldwide.

The index’s rankings offer an effective means to benchmark progress. They are designed to create global awareness of the challenges that gender gaps pose, as well as the opportunities that emerge when action is taken to reduce them.

Political representation on the rise, but is it enough?

Now in its 14th year, the Global Gender Gap Report 2020 benchmarks 153 countries on their progress towards gender parity in four dimensions: Economic Participation and Opportunity, Educational Attainment, Health and Survival and Political Empowerment. In addition, this year’s report examines gender gap prospects in the professions of the future.

The report presents a decidedly mixed picture. Overall, the quest towards gender parity has improved, ducking back under a century and registering a marked improvement on the 108 years in the 2018 index. Greater political representation for women has contributed to this, but overall the political arena remains the worst-performing dimension.

At the other end of the scale, it is forecast to take just 12 years to attain gender parity in education, and in fact, overall, gender parity has been fully achieved in 40 of the 153 countries ranked.

The “role model effect” reaps dividends at the top …

Drilling down into the facts and figures, it will take 95 years to close the gender gap in political representation, with women in 2019 holding 25.2% of parliamentary (lower-house) seats and 21.2% of ministerial positions.

Positively, the so-called “role model effect” may be reaping dividends in terms of leadership and wages. Improving political empowerment for women has, as a general rule, corresponded with increased numbers of women in senior roles in the labour market.

… but not lower down

In contrast to this positive progress in the lofty world of leadership, women’s participation in the wider labour market has stalled and financial disparities are increasing. Globally, the trend is towards a deteriorating picture in emerging and developing economies, which is offsetting the gains made in OECD countries.

Although education attainment as well as health and survival enjoy much closer to parity (96.1% and 95.7% respectively), one important area of concern is that of economic participation and opportunity. This is the only dimension where progress has regressed. Here, the figures are sobering, with a deteriorating situation forcing gender parity to a lowly 57.8%, which in time represents a massive 257 years before gender parity can be achieved.

The report highlights three primary reasons for this: women have greater representation in roles that are being automated; not enough women are entering professions where wage growth is the most pronounced (most obviously, but not exclusively, technology), and women face the perennial problem of insufficient care infrastructure and access to capital.

Working towards a better outlook for future jobs

Looking to the future, the report reveals that the greatest challenge preventing the economic gender gap from closing is women’s under-representation in emerging roles. In cloud computing, just 12% of professionals are women. Similarly, in engineering and Data and AI, the numbers are 15% and 26% respectively.

To address these deficiencies, workforce strategies must ensure that women are better equipped (in terms of improved skills or reskilling) to deal with the challenges and take advantage of the opportunities of the Fourth Industrial Revolution. Diverse hiring is another area for improvement (reflecting the current situation that sees gender parity in an in-demand skillset but not equal representation), along with creating inclusive work cultures.

Best in class

The top country for gender parity remained Iceland (for the 11th year running).

The most-improved countries were Albania, Ethiopia, Mali, Mexico and Spain.

Of the 149 countries ranked, 101 improved their scores on the 2019 index (this excludes the five new countries that have joined the ranking this year).

A further 48 saw their performance unchanged, while the top 10th percentile saw their scores improve more than 3.3% year-on-year.

A total of 35 countries have achieved gender parity in education.

In healthcare, 48 countries have achieved near-parity and 71 have closed at least 97% of the gap.

Could do better

Globally, gender parity stands at 68.6% and the bottom 10 countries have closed just 40% of the gender gap.

Political empowerment scores are poor. In terms of parliamentary representation, globally women have secured just 25% of available positions, a figure that slips to 21% at a ministerial level. At this level, there are nine where they have no representation.

In the past 50 years, 85 states have had no female head of state.

In terms of economic participation, the gender gap will take 257 years to close (compared to 202 years in the 2019 report).

Globally, only 55% of women (aged 15-64) are engaged in the labour market as opposed to 78% of men.

There are 72 countries where women are barred from opening bank accounts or obtaining credit.

There is no country where men spend the same amount of time on unpaid work as women. In countries where the ratio is lowest, it is still 2:1.

By region, Western Europe has made the most progress on gender parity (standing at 76.7%), followed by North America (72.9%), Latin America and the Caribbean (72.2%), Eastern Europe and Central Asia (71.3%), Sub-Saharan Africa (68.2%), South Asia (66.1%) and the Middle East and North Africa (60.5%).

These figures, however, mask several key trends, which have a significant impact on the time to gender parity. In North America progress stalled during 2019, while further south in Latin America and the Caribbean, several countries performed strongly over the course of the year.

This translates into gender parity in years as:

  • 54 Western Europe
  • 59 Latin America and the Caribbean
  • 71.5 South Asia
  • 95 Sub-Saharan Africa
  • 107 Eastern Europe and Central Asia
  • 140 Middle East and North Africa
  • 151 North America
  • 163 East Asia and the Pacific

How to get ahead

This year’s index highlights areas where policy-makers need to focus greater attention. At the federal level, greater political representation – and in some nations, any representation at all – for women is a pressing need.

Without representing one-half of the population in national and local politics, progress will be stymied in other areas pertinent to women and the quest for gender parity. This is starkly shown in the dimension of economic participation and opportunity. Without changing legislation and cultural/social attitudes towards the relative amount of time women spend on unpaid domestic work and care, the burden of household and care duties will not be rebalanced, a situation that will continue to undermine women’s career opportunities.

Looking ahead, policy-makers need to take action to better equip younger generations – particularly in developing nations – with the skills to succeed in the world of future jobs. Increasing formal education attainment is necessary – and the strong gender parity in this area to be applauded – but it is insufficient to provide young men and women graduating from every level of education with the types of skills needed for the Fourth Industrial Revolution’s job market. In this respect, gender gaps remain and are likely to become exacerbated unless addressed now.

How to get involved

To learn more about the Platform for Shaping the Future of the New Economy and Society and engage with the Platform work, please refer to the following website: https://www.weforum.org/platforms/shaping-the-future-of-the-new-economy-and-society.

Western Europe and North America

Western Europe and North America Top 10 Rankings - Global Gender Gap Report 2020

for every dollar a man earns, what does a woman earn? - Global Gender Gap Report 2020


Por qué es importante la paridad de género

La paridad de género influye fundamentalmente en si las economías y las sociedades prosperan o no. El desarrollo y despliegue de la mitad del talento disponible en el mundo influye enormemente en el crecimiento, la competitividad y la preparación futura de las economías y las empresas en todo el mundo.

Las clasificaciones del índice ofrecen un medio eficaz para comparar el progreso. Están diseñados para crear conciencia mundial sobre los desafíos que plantean las brechas de género, así como las oportunidades que surgen cuando se toman medidas para reducirlas.

La representación política va en aumento, pero ¿es suficiente?

Ahora en su decimocuarto año, el Informe Global sobre Brecha de Género 2020 compara a 153 países en su progreso hacia la paridad de género en cuatro dimensiones: Participación y Oportunidad Económicas, Nivel Educativo, Salud y Supervivencia y Empoderamiento Político. Además, el informe de este año examina las perspectivas de la brecha de género en las profesiones del futuro.

El informe presenta una imagen decididamente mixta. En general, la búsqueda de la paridad de género ha mejorado, retrocediendo menos de un siglo y registrando una mejora notable respecto del índice de 2018. A esto ha contribuido una mayor representación política de las mujeres, pero en general, la arena política sigue siendo la dimensión de peor desempeño.

En el otro extremo de la escala, se pronostica que solo tomará 12 años alcanzar la paridad de género en la educación y, de hecho, en general, la paridad de género se ha logrado plenamente en 40 de los 153 países clasificados.

El «efecto de modelo a seguir» cosecha dividendos en la parte superior

Profundizando en los hechos y las cifras, se necesitarán 95 años para cerrar la brecha de género en la representación política, con mujeres en 2019 ocupando el 25,2% de los escaños parlamentarios (cámara baja) y el 21,2% de los puestos ministeriales.

Positivamente, el llamado «efecto de modelo a seguir» puede estar cosechando dividendos en términos de liderazgo y salarios. La mejora del empoderamiento político de las mujeres, por regla general, se ha correspondido con un mayor número de mujeres en puestos de responsabilidad en el mercado laboral.

… pero no más abajo

En contraste con este progreso positivo en el noble mundo del liderazgo, la participación de la mujer en el mercado laboral más amplio se ha estancado y las disparidades financieras están aumentando. A nivel mundial, la tendencia es hacia un panorama de deterioro en las economías emergentes y en desarrollo, que está compensando los avances logrados en los países de la OCDE.

Si bien el nivel educativo, así como la salud y la supervivencia, se acercan mucho más a la paridad (96,1% y 95,7% respectivamente), un área importante de preocupación es la de la participación y las oportunidades económicas. Ésta es la única dimensión en la que el progreso ha retrocedido. Aquí, las cifras son aleccionadoras, con una situación de deterioro que obliga a la paridad de género a un mínimo 57,8%, lo que con el tiempo representa unos enormes 257 años antes de que se pueda lograr la paridad de género.

El informe destaca tres razones principales para esto: las mujeres tienen una mayor representación en roles que se están automatizando; no hay suficientes mujeres ingresando a profesiones donde el crecimiento salarial es más pronunciado (más obviamente, pero no exclusivamente, tecnología), y las mujeres enfrentan el eterno problema de la insuficiencia de infraestructura de atención y acceso al capital.

Trabajando hacia una mejor perspectiva para futuros trabajos

Mirando hacia el futuro, el informe revela que el mayor desafío que impide que se cierre la brecha económica de género es la subrepresentación de las mujeres en los roles emergentes. En la computación en la nube, solo el 12% de los profesionales son mujeres. De manera similar, en ingeniería y datos e inteligencia artificial, las cifras son 15% y 26% respectivamente.

Para abordar estas deficiencias, las estrategias de la fuerza laboral deben garantizar que las mujeres estén mejor equipadas (en términos de mejores habilidades o reciclaje) para enfrentar los desafíos y aprovechar las oportunidades de la Cuarta Revolución Industrial. La contratación diversa es otra área de mejora (que refleja la situación actual que ve la paridad de género en un conjunto de habilidades en demanda pero no una representación equitativa), junto con la creación de culturas de trabajo inclusivas.

Mejor en clase

El país con mayor paridad de género siguió siendo Islandia (por undécimo año consecutivo).

Los países que más mejoraron fueron Albania, Etiopía, Malí, México y España.

De los 149 países clasificados, 101 mejoraron sus puntajes en el índice de 2019 (esto excluye a los cinco nuevos países que se han unido al ranking este año).

Otros 48 vieron su desempeño sin cambios, mientras que el percentil 10 superior vio que sus puntajes mejoraron más del 3.3% año con año.

Un total de 35 países han logrado la paridad de género en la educación.

En salud, 48 países han alcanzado casi la paridad y 71 han cerrado al menos el 97% de la brecha.

Podría ser mejor

A nivel mundial, la paridad de género se sitúa en el 68,6%, y los 10 países más bajos han cerrado solo el 40% de la brecha de género.

Los puntajes de empoderamiento político son bajos. En términos de representación parlamentaria, a nivel mundial, las mujeres han asegurado solo el 25% de los puestos disponibles, una cifra que se desliza al 21% a nivel ministerial. En este nivel, hay nueve en los que no tienen representación.

En los últimos 50 años, 85 estados no han tenido ninguna jefa de estado.

En cuanto a la participación económica, la brecha de género tardará 257 años en cerrarse (frente a los 202 años del informe de 2019).

A nivel mundial, solo el 55% de las mujeres (de 15 a 64 años) están involucradas en el mercado laboral en lugar del 78% de los hombres.

Hay 72 países donde las mujeres tienen prohibido abrir cuentas bancarias u obtener crédito.

No existe ningún país donde los hombres dediquen la misma cantidad de tiempo al trabajo no remunerado que las mujeres. En los países donde la proporción es más baja, sigue siendo 2: 1.

Tendencias

Por regiones, Europa Occidental ha avanzado más en paridad de género (con un 76,7%), seguida de América del Norte (72,9%), América Latina y el Caribe (72,2%), Europa del Este y Asia Central (71,3%), Sub -África Sahariana (68,2%), Asia Meridional (66,1%) y Oriente Medio y Norte de África (60,5%).

Sin embargo, estas cifras enmascaran varias tendencias clave que tienen un impacto significativo en el tiempo para la paridad de género. En América del Norte, el progreso se estancó durante 2019, mientras que más al sur, en América Latina y el Caribe, varios países obtuvieron buenos resultados a lo largo del año.

Esto se traduce en paridad de género en años como:

54 años para Europa Oriental
59 años para Latinoamerica y el caribe
71,5 años para Asia del Sur
95 años para Africa Sub-sahariana
107 años para Europa del Este y Asia Central
140 años para Oriente Medio y África del Norte
151 años para América del norte
163 años para Asia oriental y el Pacífico

Cómo avanzar

El índice de este año destaca las áreas en las que los responsables de la formulación de políticas deben prestar mayor atención. A nivel federal, una mayor representación política – y en algunas naciones, cualquier representación – para las mujeres es una necesidad apremiante.

Sin representar a la mitad de la población en la política nacional y local, el progreso se verá obstaculizado en otras áreas pertinentes a las mujeres y la búsqueda de la paridad de género. Esto se muestra claramente en la dimensión de participación y oportunidad económicas. Si no se modifica la legislación y las actitudes culturales y sociales respecto de la cantidad relativa de tiempo que las mujeres dedican al trabajo doméstico no remunerado y al cuidado, la carga de las tareas domésticas y de cuidado no se reequilibrará, situación que seguirá socavando las oportunidades profesionales de la mujer.

De cara al futuro, los responsables de la formulación de políticas deben tomar medidas para equipar mejor a las generaciones más jóvenes, especialmente en los países en desarrollo, con las habilidades para tener éxito en el mundo de los trabajos futuros. Es necesario aumentar el nivel de educación formal, y hay que aplaudir la fuerte paridad de género en esta área, pero no es suficiente para proporcionar a los hombres y mujeres jóvenes que se gradúan de todos los niveles educativos los tipos de habilidades necesarias para el mercado laboral de la Cuarta Revolución Industrial. A este respecto, persisten las brechas de género y es probable que se agraven a menos que se aborden ahora.

Cómo participar

Para obtener más información sobre la Plataforma para dar forma al futuro de la nueva economía y sociedad y participar en el trabajo de la Plataforma, consulte el siguiente sitio web: https://www.weforum.org/platforms/shaping-the-future-of-the -Nueva-economía-y-sociedad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.