Meghan Markle UN Women


 

Transcripción:

Ladies and gentlemen please welcome American TV and film actress and UN women’s advocate for political participation and leadership Megan Markel.

Well, good evening that doesn’t feel like enough does it is just great evening maybe that is better UN secretary-general executive director Ponzi Li thank you. Distinguished ladies and gentlemen, I am tremendously honoured to be UN women’s advocate for political participation and leadership.

I am proud to be a woman and a feminist, and this evening I am extremely proud to stand before you on this significant day which serves as a reminder to all of us of how far we have come, but also amid celebration a reminder of the road ahead.

I want to tell you a story that’ll sort of giving context to my being here and my work with you and women. When I was just 11 years old I unknowingly and somehow accidentally became a female advocate. I was around the same time as the Beijing conference so a little over 20 years ago where in my hometown of Los Angeles a pivotal moment reshapes my notion of what is possible.

I had been in school watching a TV show in elementary school, and this commercial came on with the tagline for this dishwashing liquid, and the tagline said women all over America are fighting greasy pots and pans.

Two boys from my class said: yeah that is where women belong in the kitchen. I remember feeling shocked and angry and also just feeling so hurt it just wasn’t right, and something needed to be done. So I went home, and I told my dad what had happened, and he encouraged me to write letters. So I did to the most powerful people I could think of now my 11-year-old self-worked out that if I really wanted someone to hear me. Well then I should write a letter to the first lady, so off I went scribbling away to our first lady at the time Hillary Clinton I also put pen to paper and I wrote a letter to my news source at the time Linda Ellerbee who hosted a kids news program, and then to powerhouse attorney Gloria Allred because even at 11 I wanted to cover all my bases. Finally, I wrote to the soap manufacturer and a few weeks went by and to my surprise I received letters of encouragement from Hillary Clinton from Linda Ellerbee and from Gloria Allred. It was amazing the kid’s new show they sent a camera crew to my home to cover the story. And it was roughly a month later when the soap manufacturer Procter & Gamble changed the commercial for their ivory clear dishwashing liquid they changed it from “women all over America are fighting greasy pots and pans” to “people all over America”.

It was at that moment that I realized the magnitude of my actions at the age of eleven I had created my small level of impact by standing up for equality. Now equality means that president Paul Kagame of Rwanda whose country I recently visited as part of my learning mission with you and women it means that he is equal to the little girl the djembe refugee camp who is dreaming about being president one day.

Equality means that UN Secretary-General Ban Ki-moon is equal to the young intern at the UN who is dreaming about shaking his hand, it means that a wife is equal to her husband, a sister to her brother not better, not worse, they are equal you and women as you guys.

Now has defined the year 2030 as the expiration date for gender inequality and here’s what’s staggering the studies show that at the current rate the elimination of gender inequality will not be possible until 2095 that is another an eighty years from now and when it comes to women’s political participation and leadership.

The percentage of female parliamentarians globally has only increased by 11 percent since 1995 eleven percent in 20 years come on this has to change, women.

Women make up more than half of the world’s population and potential, so it is neither just nor practical for their voices for our voices to go unheard at the highest levels of decision-making the way that we change that. In my opinion is to mobilize girls and women to see their value as leaders and to support them in these efforts to have leaders such as President Kagame of  Rwanda continue to be a role model of a country which has a parliamentary system comprised of 64% female leaders.

I mean it is the highest of any government in the world, and it is unbelievable we need more men like that just as we need more men like my father who championed my 11-year-old self to stand up for what is right in doing this

We remind girls that their small voices are in fact not small at all and that they can affect change in doing this we remind women that their involvement matters that they need to become active in their communities in their local governments as well as s parliamentary positions.

It is just imperative women need a seat at the table they need an invitation to be seated there and in some cases where this is not available well then you know what then they need to create their own table.

We need a global understanding that we cannot implement change effectively without women’s political participation it is said that girls with dreams become women with vision. May we empower each other to carry out such vision because it is not enough to simply talk about equality. One must believe in it, and it is not enough to simply believe in it one must work at it let us work at it together starting now.

Thank you so much.


Traducción:

Señoras y señores, demos la bienvenida a Megan Markel, actriz de cine y televisión estadounidense y defensora de las mujeres en la ONU para la participación política y el liderazgo.

Bueno, buenas noches, eso no parece suficiente, quiero decir: es una gran noche, tal vez sea mejor. Gracias, Ponzi Li, directora ejecutiva general de la ONU, distinguidos señoras y señores gracias. Me siento tremendamente honrada de ser la defensora de las mujeres en la ONU para la participación política y el liderazgo.

Estoy muy orgullosa de ser una mujer y feminista. Y esta noche estoy profundamente orgullosa de estar delante de ustedes en este importante día que sirve como un recordatorio para todos nosotros de lo lejos que hemos llegado, pero también en medio de la celebración un recordatorio de todo el camino que queda por delante.

Quiero contaros una historia que de alguna manera dará contexto a mi presencia y mi trabajo con ustedes y con las mujeres. Cuando tenía 11 años, sin saberlo, de alguna manera accidentalmente me convertí en una defensora de las mujeres. Coincidió con la conferencia de Beijing, así que hace poco más de 20 años, en mi ciudad natal de Los Ángeles, y fue un momento crucial que me ayudó a dar forma a mi idea de lo que es posible en este mundo.

Yo había estado viendo un programa de televisión en la escuela de primaria, y ese anuncio apareció con el eslogan de un líquido para lavar platos, y el eslogan decía “las mujeres de todo Estados Unidos están luchando con ollas y sartenes grasientas”.

Dos chicos de mi clase dijeron: sí, ahí es donde las mujeres deben estar en la cocina. Recuerdo que me sentí conmocionado y enojado y también me sentía tan herida que no estaba bien, y había que hacer algo. Así que me fui a casa y le conté a mi padre lo que había sucedido, y él me animó a escribir cartas. Así que lo hice con las personas más poderosas que podía imaginar entonces, mi autoestima de 11 años de edad, si realmente quería que alguien me escuchara. Bueno, entonces debería escribir una carta a la primera dama, así que me fui garabateando a nuestra primera dama en ese momento Hillary Clinton. También escribí una carta a mi fuente de noticias en ese momento, Linda Ellerbee, quien auspiciaba un programa de noticias para niños, y luego a la poderosa abogada Gloria Allred porque incluso a los 11 quería cubrir todas mis bases. Finalmente, escribí al fabricante de jabón y pasaron unas semanas y para mi sorpresa recibí cartas de aliento de Hillary Clinton, de Linda Ellerbee y de Gloria Allred. Fue increíble el nuevo programa infantil envió un equipo de cámara a mi casa para cubrir la historia. Y fue más o menos un mes después, cuando el fabricante de jabón Procter & Gamble cambió el anuncio de su líquido transparente para lavar vajilla, lo cambiaron de “mujeres de todo Estados Unidos están luchando con ollas y sartenes grasientas” a “personas de todo Estados Unidos”…

Fue en ese momento cuando me di cuenta de la magnitud de mis acciones a la edad de once años. Había creado mi pequeño nivel de impacto defendiendo la igualdad. Ahora igualdad significa que el presidente Paul Kagame de Ruanda, cuyo país visité recientemente como parte de mi misión de aprendizaje con la ONU y las mujeres, significa que es igual a la niña pequeña del campo de refugiados Djembe que sueña con ser presidenta algún día.

La igualdad significa que el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, es igual al joven interno de la ONU que sueña con estrecharle la mano. Ssignifica que una esposa es igual a su marido, una hermana con su hermano, no es mejor ni peor, las mujeres somos iguales a ustedes, caballeros.

Ahora se ha definido el año 2030 como la fecha de expiración de la desigualdad de género y esto es asombroso: los estudios muestran que, al ritmo actual, la eliminación de la desigualdad de género no será posible hasta 2095, que es dentro de ochenta años desde ahora, cuando se trata de la participación de las mujeres en política y liderazgo.

El porcentaje de mujeres parlamentarias a nivel mundial solo ha aumentado en un 11% desde 1995, ¡11% en 20 años! Esto tiene que cambiar.

Las mujeres representan más de la mitad de la población mundial y del potencial, por lo que no es justo ni práctico que sus voces no sean escuchadas en los niveles más altos de toma de decisiones. La forma en que cambiamos eso es, en mi opinión, movilizar a las niñas y las mujeres para hacer ver su valor como líderes y apoyarlas en estos esfuerzos para que líderes como el presidente Kagame de Ruanda sigan siendo un modelo a seguir de un país que tiene un sistema parlamentario compuesto por 64% de mujeres líderes.

Quiero decir que es el más alto de cualquier gobierno en el mundo y es increíble que necesitemos más hombres así. Necesitamos más hombres como mi padre que impulsó a mi yo de 11 años a defender lo que era correcto.

Les recordamos a las niñas que sus pequeñas voces no son en absoluto pequeñas y que pueden afectar el cambio al hacer esto. Les recordamos a las mujeres que su participación es importante para que se vuelvan activas en sus comunidades en sus gobiernos locales y en sus puestos parlamentarios.

Es imprescindible que las mujeres tengan un asiento en la mesa, necesitan una invitación para sentarse allí y, en algunos casos, cuando esto no sea posible, entonces sabrán qué necesitan para crear su propia mesa.

Necesitamos una comprensión global de que no podemos implementar cambios de manera efectiva sin la participación política de las mujeres. Se dice que las niñas con sueños se convierten en mujeres con visión. Que podamos empoderarnos unos a otros para llevar a cabo tal visión porque no es suficiente simplemente con hablar de igualdad. Debemos creer en esto pero no es suficiente simplemente creer en ello, debemos trabajar en ello. Empecemos a trabajar juntos desde ahora.

Muchas gracias.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *