Corrine Ellsworth Beaumont y el cáncer de mama


Por qué la Asociación Española Contra el Cáncer ve importante compartir estos limones

“Para las menores de 45, siempre es bueno tener una guía como esta”

Worldwide Breast Cancer

La diseñadora Corrine Ellsworth Beaumont ha ideado una campaña de prevención del cáncer de mama que sea colorista y accesible. Una infografía que sustituye los pechos femeninos por limones muestra de forma gráfica algunos de los síntomas de la enfermedad. El documento visual se ha traducido a 16 idiomas y ha viralizado en redes sociales. Desde la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) celebran que esta iniciativa esté llegando a las nuevas generaciones.

Existen una serie de actividades orientadas a la detección precoz de esta enfermedad, que se denominan programas de cribado. Están enfocados en mujeres con más de 45 años, las de mayor riesgo de padecer la enfermedad y a quienes se les recomienda hacerse una mamografía.

“Para las menores de esa edad, siempre es bueno tener una guía como esta campaña con limones, que les informe sobre los síntomas que pueden dar sospecha de un cáncer de mama”, comenta a Verne Esther Díez, portavoz de la AECC.

Díez aplaude que una guía gráfica como la de esta diseñadora estadounidense, que encabeza la campaña en redes sociales  #KnowYourLemons (conoce tus limones), llegue a las más jóvenes a través de sus teléfonos móviles. También que “recuerden que, ante cualquier sospecha, se debe acudir a un médico”, aunque no se pertenezca a la edad de riesgo. “Existe un 20% de los tumores de mama que aparecen antes de los 45”, explican desde la asociación.

El origen de la campaña

Corrine Ellsworth Beaumont ha enfrentado en su vida varias ausencias prematuras por culpa del cáncer de mama. Sus dos abuelas fallecieron a una edad temprana y una amiga de la infancia, madre de cuatro hijos, fue diagnosticada con la misma enfermedad con tan solo 28 años. Falleció poco después. La estadounidense decidió entonces contestar en una sola imagen muchas de las dudas que le surgían a ella misma; en especial, aquellas sobre cómo detectar los síntomas de este tipo de cáncer en sus propios pechos.

Mientras creaba una campaña preventiva que fuera sencilla y al mismo tiempo informativa se dio cuenta de la censura de imágenes que las redes sociales aplican a esta parte de la anatomía femenina, explica Beaumont a Verne a través del correo electrónico Beaumont. Ella lucha contra la enfermedad a través de su fundación Worldwide Breast Cancer.

“El cáncer de mama es un asunto difícil de tratar por el miedo que se tiene a hablar de ello y lo problemático que resulta mostrar pechos femeninos en público. A menudo, se ha recurrido a imágenes muy generales o se han usado palabras para sustituirlos, lo que no ha resultado muy efectivo a la hora de comunicar el mensaje al público general”, cuenta.

Aprovechando las similitudes entre un limón y la anatomía del pecho femenino, creó con el cítrico un eufemismo visual que pudiera protagonizar sus infografías.

La más conocida de ellas presenta doce limones que muestran otros tantos modos en los que el cáncer de mama puede manifestarse. El cambio de forma, la piel de naranja, el enrojecimiento, las llagas, secreciones anormales en el pezón y los bultos ocultos pueden ser algunos indicios.

Una usuaria de esta red social, Erin Smith, ante la imposibilidad de mostrar pechos femeninos en imagen, recurrió al diseño de Corrine. Su publicación del 11 de enero se ha compartido en más de 42.000 ocasiones hasta el momento.

En su escrito, Smith explica que encontrarse con una campaña visual similar a la que ha diseñado Beaumont que ahora comparte en Facebook le hizo entender de inmediato que podía estar sufriendo cáncer de mama. Cinco días después, un médico le confirmó sus sospechas. “Necesitamos información real. De no haber encontrado de forma casual una imagen así, no hubiera sabido en qué debía de fijarme”, relata.

La importancia del diagnóstico

La creadora de esta campaña cuenta en Facebook que su amiga de la infancia sufrió un error de diagnóstico. Eso hizo que descubriera su enfermedad cuando ya se encontraba en un estado muy avanzado. Por eso, le resulta tan relevante que las mujeres jóvenes sepan autoexplorarse: “Los doctores no pueden saberlo todo. A veces esperamos que sean superhéroes. Debemos informar a la gente sobre el amplio rango de posibilidades que existen para que esta enfermedad aparezca”.

Para la diseñadora, la educación es una forma de empoderar y da a las mujeres “la confianza para consultar a su médico, repreguntarle con propiedad e incluso para solicitar una segunda opinión si siente que algo no está bien”.

Su intención ahora es la de lograr que el material gráfico disponible pueda traducirse al mayor número de idiomas posible y adaptarse a tantas plataformas como sea posible, comenta Beaumont.

Beaumont, posando junto a su diseño en el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe de Valencia / Worlwide Breast Cancer.

Esta misma infografía se expuso en el Museo Príncipe Felipe de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia en septiembre, ante 650.000 visitantes. A través de este enlace se pueden ver otras de sus creaciones que forman parte de esta campaña.

Guardar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *