Las grandes olvidadas: 20 pioneras de la fotografía

Las grandes olvidadas: 20 pioneras de la fotografía

de las que probablemente nunca hayas oído hablar

Hace diez días, mientras me documentaba para el post que escribí con motivo del 8 de marzo, Día de la Mujer, titulado ‘La historia de la fotografía resumida en 15 fotógrafas’ me sucedió una cosa curiosa. Buscaba fotógrafas de diferentes épocas que no fueran del todo conocidas y que acompañaran a otras cuyos nombres sí aparecen en los libros de historia y que han gozado, y gozan, de cierto nivel de reconocimiento.

Quería que nombres como los de Julia Margaret CameronImogen Cunningham o Inge Morath fueran de la mano con otros prácticamente desconocidos. De ahí salió, por ejemplo, la fotógrafa vasca Eulalia Abaitua.

 

abaitua2
Foto: Eulalia Abaitua

Mientras buscaba fotógrafas contemporáneas a Anna Atkins (1799-1871) y a Julia Margaret Cameron (1815-1879) me encontré con muchas mujeres que habían jugado un papel muy activo en los inicios de la fotografía, contribuyendo a su difusión y normalización, e incluso lanzándose a experimentar con ella. Mujeres cuyos nombres han sido borrados de la historia y no aparecen en ninguna lista de referentes fotográficos. Algo imperdonable con solo echar un vistazo a lo que hicieron (y en qué época y contexto lo hicieron).

En el caso de algunas, además, aparte de su condición de mujeres, jugó en su contra el hecho de vivir en países como España, Italia, Austria, Dinamarca o Australia, lugares alejados de los grandes centros de la fotografía de entonces, como eran Inglaterra, Francia y Estados Unidos.

 

 

tarbox3
Foto: Jessie Tarbox Beals

Así pues, conozcamos brevemente a 20 mujeres que, de una u otra manera, marcaron la diferencia en los años en los que la fotografía daba sus primeros pasos:

 

HANNA STILLEY GORBY (1746-1840)

Hanna nunca fue fotógrafa ni sostuvo en sus manos una cámara, pero ha pasado a la historia de la fotografía como la mujer con la fecha de nacimiento más temprana en posar para una foto: 1746. Sin embargo, hay muchos que discuten este dato. Lo cierto es que hay ciertas dudas sobre la veracidad de la fecha de nacimiento de Hanna,  y algunos afirman que el honor de ser la mujer más longeva en posar para una foto corresponde a Elizabeth Rockwood Cutler (1753-1849) de cuya fecha de nacimiento sí que existe un registro oficial.

 

Hanna Stilley Gorby
Hanna Stiley Gorby

 

DOROTHY CATHERINE DRAPER (1807-1901)

En lo que no hay duda alguna es en que Dorothy Catherine Draper fue la primera mujer en posar para un retrato. La foto la hizo su hermano John William Draper en 1840, con un tiempo de exposición superior a un minuto.

John Draper era profesor de Química en la Universidad de Nueva York y se había construido su propia cámara de fotos. Dorothy acompañó a su hermano a la azotea del edificio universitario y se sentó en una silla en la que permaneció inmóvil y sin pestañear durante 65 segundos. John le dio una buena capa de polvos blancos en la cara para acentuar el contraste y el truco funcionó. La cara de Dorothy es perfectamente visible y luce de lo más natural.

 

Dorothy_Draper
Dorothy Draper. Foto: John Draper.

 

CONSTANCE FOX TALBOT (1811-1880)

El nombre de Constance apenas se cita en la historia de la fotografía, y cuando se hace, lo es para recordar que fue la mujer de Henry Fox Talbot, uno de los pioneros del medio. Constance, sin embargo, fue más que eso; fue una entusiasta de la fotografía a la que le gustaba experimentar con diferentes técnicas. Se dice, además, que fue la primera mujer en hacer una foto: la imagen algo borrosa de cuatro versos del poeta irlandés Thomas Moore.

 

Constance2
Imagen de los versos fotografiados por Constance

Esta teoría cuenta con el apoyo, entre otros, el director de la biblioteca de Oxford Richard Ovenden:

“Los archivos de la época cuentan que, ya desde 1839, ella quedó fascinada por la emoción del descubrimiento, y que prácticamente apartó a su marido de la mesa de revelado para hacer sus propios experimentos”.

 

Constance1
Constance Fox Talbot. Foto: Henry Fox Talbot.

 

GENEVIÈVE ELISABETH DISDÉRI (1817-1878)

Una de las pioneras de la fotografía en Francia. Su figura suele aparecer, cuando lo hace, ligada a la del que fuera su marido, el también fotógrafo André Adolphe Eugene Disderí, con quien compartió estudio en la ciudad francesa de Brest. La marcha de su marido a París hizo que Geneviève se hiciera cargo del estudio ella sola. Más tarde, la propia Geneviève se mudó a la capital francesa donde abrió otro estudio de fotografía en el que trabajó hasta su muerte.

Los retratos y la arquitectura fueron su gran tema de interés. Para la historia dejó un maravilloso trabajo sobre los edificios de la ciudad de Brest.

 

Disderi1
Foto: Elizabeth Disdéri

SABINA MUCHART (1858-1929)

Nacida en Olot (Girona) y afincada en Málaga, es la primera fotógrafa de guerra de la historia, pero, a pesar de ello, su nombre nos resulta desconocido a la inmensa mayoría de nosotros. En 1893, a la edad de 35 años, Sabina hizo su primera fotografía profesional de guerra; la imagen de un grupo de soldados frente a la entrada del fuerte de Rostrogordo, en Melilla, durante la Guerra del Rif.

 

muchart2
Foto: Sabina Muchart

 

También fue pionera a la hora de poner en marcha un estudio fotográfico en Málaga, lo hizo junto a su hermano Francisco aunque, en la práctica, lo gestionaba ella sola. El nombre del estudio era ‘S. Muchart’, el mismo con el que ella firmaba sus fotos. Todo el mundo daba por hecho que tras esa letra ‘S’ se ocultaba un hombre.

De hecho, en el padrón municipal, era su hermano el que figuraba como ‘fotógrafo’ y, en cambio, junto al nombre de Sabina aparecían las iniciales ‘S.S.’, que no significaban otra cosa que “labores propias de Su Sexo”.

 

muchart1
Foto: Sabina Muchart

 

Su identidad no salió a la luz hasta 1994, gracias a una investigación llevada a cabo por el fotohistoriador malagueño Juan Antonio Fernández Rivero.

 

THORA HALLAGER (1821-1884)

Es la autora del retrato más famoso del escritor Hans Christian Andersen, con el que compartía amistad y al que alojó en su casa de Copenhage entre 1866 y 1869, y en la de Nyhavn, entre 1871 y 1873.

Hallager fue la gran pionera de la fotografía en Dinamarca. Comenzó su actividad profesional en 1850 y abrió su estudio en 1857, donde se especializó en hacer retratos con daguerrotipos. Fue, además, una estudiosa de la técnica fotográfica y viajó a París para ponerse al día y aprender los últimos avances.

 

Thora1
Hans Christian Anderse. Foto: Thora Hallager

 

LADY CLEMENTINA HAWARDEN (1822-1865)

Fue una de las precursoras de la fotografía de moda. Murió joven, a los 42 años, y ejerció la fotografía solo durante ocho, pero dejó tras de sí una inmensa cantidad de fotografías. Su estilo se caracterizaba por una cuidadosa puesta en escena y su habilidad en la dirección de sus modelos, que fueron, principalmente, sus hijas.

La luz natural y los espejos eran parte importante de su método de trabajo. Utilizaba la técnica del colodión húmedo, introducida en Inglaterra en 1851, que redujo los tiempos de exposición, pero que presentaba, a su vez, sus propias dificultades: las placas húmedas tenían que exponerse, revelarse y fijarse al momento.

 

Hawarden1
Foto: Clementina Hawarden

El estilo de Hawarden era muy característico y fácilmente reconocible y tenía su propio grupo de admiradores. Entre ellos estaba otro fotógrafo, Oscar Reijlander, considerado el padre de la fotografía artística, que afirmaba que las fotos de Lady Clementina eran la mejor representación de “la verdad idealizada”. Otro de sus admiradores famosos fue el escritor Lewis Carroll, autor de ‘Alicia en el País de las Maravillas‘, que era muy aficionado a coleccionar la fotos de Lady Clementina.

Su estudio era su casa, donde hizo todas sus fotos, y sus hijas sus modelos predilectas. Su obra no estuvo exenta de críticas por parte de los sectores más conservadores, que veían en las poses lánguidas y miradas melancólicas de las muchachas un aire de provocación sexual adolescente. Algo muy parecido le pasaría a Sally Mann, casi siglo y medio después, tras la publicación de su libro ‘Immediate Family‘, en el que sus hijos protagonizaban la mayoría de las fotos.

 

Hawarden2
Foto: Clementina Hawarden

 

VIRGINIA OLDOINI (1837-1899)

Virginia Oldoini, más conocida como la Condesa de Castiglione, fue una de las figuras sociales más famosas y polémicas de su época. No fue fotógrafa, pero podemos considerarla, sin temor a equivocarnos, como la gran pionera del ‘selfie’ y la primera ‘Instagramer’ de la historia: fue la primera en entender las infinitas posibilidades que para la expresión artística ofrecía la explotación fotográfica de la propia imagen, dándole, en su caso concreto, una importancia especial a las poses y a los estilismos.

 

oldoini1
Foto: Pierre-Louis Pierson

Hoy en día, el Metropolitan Museum de Nueva York destaca su figura como la de una mujer que “lejos de ser un sujeto meramente pasivo, era quien decidía el contenido expresivo de sus imágenes y quien asumía el rol de directora artística de las mismas, hasta el punto de decidir los tiros de cámara. También daba instrucciones precisas sobre cómo tenían que hacerse las ampliaciones y cómo colorear las imágenes para transformar un simple documento fotográfico en una visión imaginaria. Ella misma era la que muchas veces cogía los pinceles”. El resultado de todo ello es un conjunto de imágenes que, en ocasiones, son tan bellas como extrañas.

 

oldoini4
Foto: Pierre-Louis Pierson

La condesa posó incansablemente durante 40 años, obsesionada con los resultados y con su propia imagen. De ella se ha dicho que era una narcisista patológica, pero también una pionera del surrealismo. Otra de sus peculiaridades es que acostumbraba a hablar de sí misma en tercera persona:

El Eterno Padre no sabía lo que estaba creando el día que la envió al mundo; la formó y la modeló y, cuando vio la maravilla que había creado, se sintió abrumado. La dejó en una esquina sin asignarle un lugar concreto.

 

oldoini2
Foto: Pierre-Louis Pierson

A medida que fue envejeciendo, la condesa dejó de hacerse retratos y se recluyó en su casa, de la que eliminó todos los espejos y de la que solo salía de noche. Murió a los 62 años mientras planeaba una retrospectiva de sus retratos titulada: ‘La mujer más hermosa del siglo’.

Anécdotas aparte, Virginia Oldoini fue una avanzada a su tiempo. Trabajaba y controlaba las escenas como nadie en su época, no apretaba el botón de la cámara, pero eso era lo único que no hacía. Sus retratos muestran una gran variedad de poses y estilismos que ella misma agrupaba en álbums para enviarlos a amigos y admiradores. Esto la ayudaba a crear y controlar su imagen pública, a la vez que a crear tendencias en moda. Exactamente igual que las ‘instagramers’ e ‘influencers’ de hoy en día.

 

oldoini3
Foto: Pierre-Louis Pierson

 

MINA KEENE (1861-1843)

Esta mujer fue toda una institución en el retrato de tipo pictorialista. Este género era muy popular entre las fotógrafas de la época, cuya gran exponente es Julia Margaret Cameron. Pero Keene sobresalió especialmente en él, ya que sus fotografías, a diferencia de las de Cameron, aparecían con regularidad en publicaciones populares, e incluso llegó a hacer varias exposiciones en solitario.

 

keene3
Foto: Mina Keene

Keene destaca también del resto de fotógrafas porque viajó y vivió en diferentes países en los que realizó diferentes tipos de fotografía: durante sus primeros años en Inglaterra se interesó por objetos naturales como plantas y frutas. Después, en Sudáfrica, documentó la vida de los nativos y los Boers y, años más tarde, se dedicó a retratar a personajes importantes del país.

 

keene2
Foto: Mina Keene

A medida que pasaba el tiempo, el uso de la luz, la composición y el enfoque de sus imágenes se volvieron más y más sofisticados. Retrataba a mujeres a las que hacía sostener cuencos de frutas o flores,incorporando así a sus fotos más maduras todo aquello que aprendió en sus primeros años. Sus retratos tienen tonalidades suaves y en ellos se ve un claro intento de mostrar el interior de sus sujetos, captando la expresividad de sus miradas en un contexto de elegancia y sofisticación.

 

Keene1
Foto: Mina Keene

HELEN MESSINGER MURDOCH (1862-1956)

Fue pionera del uso del Autocroma en la fotografía de viajes. Las placas de Autocroma eran un procedimiento patentado en 1903 por los hermanos Lumière y que hasta 1935 fue el único método conocido para fotografiar en color.

Su dominio de la técnica era tal que, en octubre de 1913, fue invitada a dar una conferencia en la Royal Photographic Society. El salón se llenó hasta los topes y Murdoch ilustró su charla proyectando imágenes de sus fotografías en color.

 

murdoch1
Foto: Helen Messinger Murdoch

Semanas después, y con 51 años, Helen decidió dar la vuelta al mundo, algo que ninguna fotógrafa había hecho antes. Viajó de Francia a Egipto y luego visitó Palestina, India, Birmania, Ceilán, Hong Kong, China, Japón, Filipinas, Hawai, Honolulu, San Francisco, San Diego y Boston, para regresar a casa en 1915.

 

murdoch2
Foto: Helen Messinger Murdoch

 

Durante el viaje, tomó numerosas fotografías, especialmente de mujeres, a las que pedía que posaran para ella.

Como curiosidad y muestra de su espíritu intrépido y aventurero, Helen Messinger Murdoch se convirtió en una de las primeras mujeres aviadoras tras tomar lecciones de vuelo durante la Primera Guerra Mundial.

 

murdoch3
Foto: Helen Messinger Murdoch

ALICE AUSTIN (1866-1952)

Una de las grandes precursoras del documentalismo. Dejó un legado de más de 8.000 fotografías, aunque ella siempre se consideró una amateur ya que jamás le pagaron por su trabajo.

Cogió su primera cámara a los 10 años, fue un regalo de uno de sus tíos, y otro, que era profesor de química, le enseñó a revelar las placas de vidrio que utilizaba para sus fotos. A los 18 ya era una experimentaba fotógrafa, actividad a la que dedicó 50 años de su vida.

 

austen3
Foto: Alice Austin

 

La obra de Alice Austin pasó desapercibida hasta que en 1950 una investigadora que preparaba un libro sobre mujeres americanas en la historia dio con sus negativos y sus fotos se publicaron en la revista LifeAlice era ya una anciana que vivía en la pobreza, pero este reconocimiento hizo que pudiera ingresar en un asilo hasta su muerte dos años después.

En su trabajo destacan los ‘Street Types‘, retratos que hizo de trabajadores e inmigrantes que encontraba en la ciudad. También retrató profusamente a familiares y amigos, documentando, sin saberlo, el estilo de vida típico de la sociedad victoriana.

 

austen1
Foto: Alice Austin

 

En los últimos años, su figura se ha convertido en un icono del movimiento LGTB. En muchas de sus fotos aparecen mujeres vestidas de hombre y fumando en escenas que ponen en cuestión los roles tradicionales de género, a la vez que abren las puertas a explorar la propia identidad.

 

austen2
Foto: Alice Austin

 

 

MARY STEEN (1856-1939)

Fotógrafa y feminista danesa, Steen fue una de las pioneras en la fotografía de interiores, un campo particularmente complicado en los primeros años, ya que entonces no había luz eléctrica.

En 1888 era ya la fotógrafa oficial de la corte danesa, lo que la llevó a retratar a miembros de la realeza. Tres años después, en 1891, se convirtió en la primera mujer en formar parte de la Sociedad Fotográfica de Dinamarca.

Mary Steen hizo también una importante labor a la hora de animar a las mujeres a dedicarse a la fotografía. Luchó también para mejorar sus condiciones de trabajo, incluyendo ocho días de vacaciones pagadas y el derecho a librar medio día los domingos.

 

steen1
Foto: Mary Steen

 

 

JESSIE TARBOX BEALS: (1870-1942)

Se convirtió en la primera mujer fotoperiodista de Estados Unidos al ser contratada por el Buffalo Inquirer y The Courier en 1902.

La fotografía de prensa como una vocación femenina es algo nuevo, pero es algo que ofrece grandes incentivos porque resulta interesante y te permite ganar un buen dinero.  Si una mujer tiene salud y fuerza y un buen olfato para las noticias, equipo fotográfico, y la capacidad de ser rápida, que es una cualidad más que necesaria, esa mujer puede ser fotoperiodista.

 

tarbox2
Foto: Jessie Tarbox Beals

 

Mientras la inmensa mayoría de las mujeres de su época que se dedicaban a la fotografía hacían retratos de estudio, Jessie Tarbox prefería trabajar en la calle y en situaciones que se tenían por poco adecuadas para una mujer.

Su primer trabajo en conseguir reconocimiento a nivel nacional fue un retrato que le hizo a Sir Thomas Lipton, el inventor de la bolsita de té, durante una visita a Buffalo. Su foto fue publicada en la prensa nacional.

 

tarbox5
Foto: Jessie Tarbox Beals

 

También cubrió la Exposición Universal de Luisiana en 1904 para diversos medios. Ayudó a cambiar el modo en que los periódicos trataban los temas, haciendo fotos a las que luego se les añadía algo de texto (y no al revés, como hasta entonces) y fue una de las precursoras del uso de las series fotográficas en los periódicos y revistas estadounidenses, que comenzaron así a dejar de lado la idea de la imagen única.

Uno de sus grandes trabajos documentales fue el que llevó a cabo en el Greenwich Village neoyorquino. Tarbox fue también la primera mujer en hacer fotografía nocturna.

 

tarbox1
Foto: Jessie Tarbox Beals

 

HARRIET CHALMERS ADAMS (1875-1937)

Una de las más importantes fotógrafas de viajes de la historia y la única mujer a la que se le permitió visitar las trincheras durante la Primera Guerra Mundial. Trabajó, entre otras publicaciones, para National Geographic, cabecera en la que publicó 21 artículos entre 1907 y 1935, todos ellos acompañados por fotografías hechas por ella misma.

En sus conferencias, a las que asistía numeroso público, acompañaba sus relatos con fotografías coloreadasy pequeñas películas.

 

 

LAURA GILPIN (1891-1979)

Su primer contacto con una cámara de fotos lo tuvo a los 12 años, una Kodak Brownie. Durante sus primeros años, sus fotos tenían un marcado estilo pictorialista, estética que abandonó cuando decidió dedicarse a fotografiar y documentar la vida del pueblo navajo.

 

gilpin2
Foto: Laura Gilpin

 

Con los indios como sujetos realizó un trabajo de gran valor etnográfico y documental, labor que fue reconocida con una mención especial de la Photographic Society of America y que vio la luz en un libro titulado ‘The Enduring Navaho’.

Su especialidad eran los retratos y los paisajes. Como curiosidad, durante la Segunda Guerra Mundial, fue la máxima responsable de las fotografías de la compañía de aviación Boeing.

 

 

TRUDE FLEISCHMANN (1895-1990)

Fue una gran fotógrafa de sociedad que también hizo sus pinitos en el mundo de la moda. Amiga íntima de la también austriaca y mucho más conocida Lisette Model, comenzó estudiando con Dora Kallmus, la gran fotógrafa de moda y retrato, más conocida como Madame D’Ora.

Abrió su propio estudio a los 25 años, donde trabajaba con placas de vidrio y luz artificial. Sus retratos consiguieron una gran fama y su estudio se convirtió en lugar de visita obligada para la élite cultural y social vienesa.

 

 

La fama internacional le llegó por una serie de desnudos que le hizo a la bailarina Claire Bauroff, que fueron confiscados por la policía cuando fueron públicamente exhibidos en el teatro de Berlín.

 

 

Cuando Austria se anexionó a la Alemania nazi, Fleischmann huyó a París, después a Londres y finalmente se estableció en Nueva York, donde abrió otro estudio de fotografía. Fotografió las calles de la ciudad y logró cierta notoriedad por los retratos que hizo a celebridades como Eleanor Roosevelt o Albert Einstein.

 

trude2
Foto: Trude Fleischmann

 

YLLA (1911-1955)

Camilla Koffler, más conocida como Ylla, fue pionera en retratar animales, estudió escultura con Petar Palavicini en la Escuela de Bellas Artes de Belgrado, antes de mudarse a París.

Comenzó a fotografiar animales en su tiempo libre, mientras trabajaba como asistente de la fotógrafa humanista Ergy Landau. Animada por la propia Landau, Ylla comienzó a mostrar su trabajo y abrió un estudio dedicado a la fotografía de mascotas.

 

Ylla-with-a-dog
Ylla posa con un perro

 

Su primer fotolibro, ‘Petits et Grands’ (Pequeños y grandes) se publicó en 1938, el mismo año en que colaboró con el biólogo británico Julian Huxley en su libro ‘Animal Language’ (Lenguaje animal).

 

ylla3
Portada de uno de los libros de Ylla

 

En 1941 emigró a Estados Unidos, donde abrió un nuevo estudio de fotografía e hizo fotos de animales muy diferentes de los perros y gatos conlos que había trabajado ahasta entonces: desde leones y tigres a pájaros y ratones.

Murió en 1955 tras caerse de un Jeep mientras fotografiaba una carrera de bueyes en India. En su obituario, el New York Times la calificó como “la fotógrafa de animales más competente del mundo”.

 

 

OLIVE COTTON (1911-2003)

Fotógrafa modernista, fue una de las pioneras del medio en Australia. La primera experiencia con una cámara la tuvo a los 11 años, cuando su padre le regaló una Kodak Brownie.

 

cotton1
Foto: Olive Cotton

 

“Dusk” fue la primera fotografía suya que fue expuesta en público, lo hizo en la Exposición Interestatal de la Sociedad Fotográfica de Nueva Gales del Sur en 1932. A partir de ahí expuso su trabajo con bastante frecuencia, una obra con un marcado estilo personal y que dejaba bien a las claras su excelente dominio de la luz.

 

cotton6
‘Dusk’. Foto: Olive Cotton

 

Tras acabar sus estudios universitarios, compartió estudio con el que fuera su marido durante unos años, el fotógrafo Max Dupain. En aquella época, la gente asumía automáticamente que, en un estudio, el hombre era el fotógrafo, por lo que Olive solía presentarse a sí misma, de forma irónica, como “la asistente”.

 

cotton3
Foto: Olive Cotton

 

Lo cierto es que Olive Cotton fotografió a numerosos artistas y celebridades, e incluso al propio Dupain mientras trabajaba. La editorial Sydney Ure Smith le hizo encargos con asiduidad y la consideraba una de las mejores fotógrafas de los años treinta y cuarenta.

Durante esa década de 1930, Cotton desarrolló un estilo propio, haciendo una fotografía de corte pictorialista, muy ​​popular en la época, a la que también incorporó un marcado toque moderno.

 

cotton4
Foto: Olive Cotton

 

principios de la década de 1980, las instituciones australianas concedieron una beca a Cotton para que pudiera reimprimir los negativos que había tomado durante sus más de 40 años de carrera. Como resultado, se llevó a cabo una exposición en Sidney en el año 1985 que fue aclamada por la crítica. Esto hizo que Cotton consiguiera por fin el reconocimiento que se le había negado durante toda su carrera.

 

cotton5
Foto: Olive Cotton

 

 

BARBARA MORGAN (1900-1992)

Barbara Morgan es conocida por sus innovadoras fotografías de la danza moderna estadounidense de los años 1930 y 1940. A través de sus imágenes, Morgan se propuso liberar la figura dentro del espacio, centrándose en movimientos singulares y recurriendo, en ocasiones, a dobles exposiciones para crear un efecto de cámara lenta.

 

morgan1
Foto: Bárbara Morgan

 

El trabajo de Bárbara Morgan es tanto expresionista como modernista, y lo que le interesaba era crear metáforas visuales que fluctuaban entre realismo y abstracción. Sus imágenes jamás tuvieron un propósito documentalista o publicitario.

Desde 1935 hasta 1945, fotografió a más de 40 bailarines y coreógrafos profesionales, pero la indiscutible protagonista de sus imágenes más famosas fue la bailarina Marta Graham. Fruto de la colaboración de ambas se publicó “Martha Graham: Sixteen Dances in Photographs” (Martha Graham: 16 bailes en fotografías).

 

morgan2
Foto: Bárbara Morgan

 

El libro fue uno de los hitos de las carreras de ambas, y está considerado como el mejor ejemplo existente sobre cómo mirar y captar la esencia de la danza a través de una cámara. El trabajo unió a ambas mujeres, que conservaron su amistad durante toda su vida.

 

morgan3
Foto: Bárbara Morgan

 

Pero la relevancia de Bárbara Morgan va más allá de su trabajo sobre la danza. Fue cofundadora de la revista de fotografía Aperture y realizó interesantes e importantes experimentos con el fotomontaje, de tal manera que muchos consideran que sus fotografías experimentales son, junto las realizadas por la italiana Wanda Wultz, la precuela del Photoshop.

Así, por ejemplo, en “Hearst over the people” (1939), la cara del magnate de la prensa Randolph Hearstaparece con el cuerpo de un pulpo gigantesco extendiendo sus tentáculos sobre las masas de Nueva York, de modo similar a como el propio Hearst controlaba una gran parte de la industria periodística de la época.

 

morgan5
Foto: Bárbara Morgan

 

En “Brainwashed” (1966), sin embargo, utiliza el concepto de “lavado de cerebro” para sugerir el riesgo que se produce como consecuencia de la continua exposición a imágenes de violencia emitidas por el cine y la televisión. Esto acababa insensibilizando a la gente, difuminando su capacidad de sentir y razonar, y eso era lo que Morgan quería denunciar.

 

morgan4
Foto: Bárbara Morgan

 

WANDA WULZ (1903-1984)

Esta italiana es, junto a Margaret Morgan, una de las grandes experimentadoras de la fotografía.

Wanda y su hermana Marion nacieron en una familia de fotógrafos. Su abuelo, Giuseppe Wulz, abrió un estudio fotográfico en Trieste, Italia, en 1868 y la empresa familiar se hizo muy conocida en el siglo XX.

Las hermanas se iniciaron en el oficio siendo muy jóvenes, de la mano de su padre Carlo. Trabajaron sobre todo como modelos y asistentes. A partir de 1928, pasaron a gestionar ellas mismas y en solitario el estudiofotográfico familiar.

 

wultz3
Foto: Wanda Wulz

 

Pero Wanda fue diferente al resto, la única en su familia que trató de encontrar su propio estilo fotográfico. Estaba fascinada por la fotografía de los hermanos Bragaglia, creadores del fotodinamismo (el estudio de cómo tratar el movimiento en fotografía). Ellos fueron los máximos exponentes de la denominada fotografía futurista italiana.

 

wultz bragaglia
Foto: Hermanos Bragaglia

 

Wanda comenzó a experimentar con fotomontajes y creó imágenes dinámicas usando el método del fotodinamismo de los Bragaglia. Manejaba y controlaba la iluminación de forma obsesiva y se valía de largas exposiciones para mostrar hasta el más pequeño movimiento en su totalidad. El objetivo era plasmar en imágenes la naturaleza y el recorrido de ese movimiento en toda su extensión y detalle.

 

wultz4
Foto: Wanda Wulz

 

Se unió al movimiento futurista en 1931 y suya es una de las fotografías más fascinantes e inquietantes de la época: ‘Yo + gato’ de 1932. Para crear la imagen, Wulz superpuso dos fotografías, una suya y la otra de Mucincina, una gata de pelaje blanco y negro.

 

wultz1
Fotos: Wanda Wulz

 

Ese mismo año, participó en una exposición de arte futurista en Trieste, donde conoció a Filippo Tommaso Marinetti, uno de los grandes ideólogos del futurismo, que la animó a seguir experimentando y la ayudó a exponer en otras ciudades.

 

wulz7
Wanda fotografiada por su hermana Marion Wulz

 

Wulz pasó a dedicarse a la fotografía vanguardista. Combinó diferentes técnicas con maestría y se convirtió en la única fotógrafa italiana reconocida a nivel internacional. Hoy día, sin embargo, casi nadie se acuerda de ella y su nombre es otro de los olvidados en la historia de la fotografía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.