Sobre la masculinidad tóxica


RAÚL ATREIDES DANDO EN EL CLAVO DE NUEVO

Dice el Fran Rivera: “No es de hombres hacer viral un video así. Pero los hombres, y yo soy hombre, no somos capaces de tener un vídeo así y no enseñarlo”.

O sea, no es de hombres, pero los hombres no pueden evitarlo. Por tanto sí es de hombres.
No vamos a esperar una declaración inteligente de este torero, pero mantener la coherencia en una misma declaración es casi lo mínimo que se espera de alguien.

Primer punto:

Sí somos capaces. Los hombres somos capaces de recibir fotos y vídeos de chicas y no difundirlos o enseñarlos. Y te voy a contar por qué, empleando la masculinidad tóxica misma, a ver si así me entiendes.

Yo crecí con una idea muy clara de lo que era ser “un hombre”. Además de muchas otras cosas, para mí un hombre era HONOR. Era Optimus Prime (pese a ser un robot), era el Rey Arturo, era el capitán Piccard, el señor Miyagi… da igual.
¿Sabes qué no era ser un hombre? Una persona que abusaba de los débiles. Una persona que traicionaba. Una persona que violaba. El HOMBRE se enfrentaba contra los grotescos garrulos de la taberna, el HOMBRE se erguía contra la horda bárbara de miserables, el HOMBRE defendía el HONOR de una dama, por encima de todo.
No me imagino a Optimus Prime compartiendo fotos de Arcee mostrando los circuitos, ni a Arturo publicando en la plaza los retratos picantes de Ginebra al ser traicionado. Piccard no enviaría las nudes de sus ex por hiperonda.
NO LO HARÍAN.

Cuando una persona comparte un vídeo o foto sexual contigo, está entregándote su intimidad y confianza. Es un acto de extrema confianza. Y tú, al difundirlo, lo traicionas. Y antes de que alguno quiera excusar sus acciones culpando a la mujer de una traición: NO. En el momento en el que lo recibiste, había confianza y amor. Al traicionar miserablemente esa confianza, tu infamia es tan grande que afecta al mismo tiempo. Traicionas lo mejor que pudo haber en esa relación, ese momento de afecto y confianza pura. Eres ESCORIA. Pocas traiciones reverberan a través de la línea temporal.
Esto no tiene que ver con lo que ella ha hecho. Tiene que ver con que diste tu palabra de que no lo mostrarías, tácitamente o explícitamente. Y estás rompiendo tu palabra. Escupes en el rostro de tu padre, por ponernos macholiterarios.

Si algo es rescatable de la masculinidad tóxica, que sea eso. Que sea el HONOR.
Y la gente como tú, no tiene honor.

Segundo punto:

Sigues diciendo: “A todas la niñas y mujeres, por favor que no manden videos de ese tipo”.

Porque la culpa es de ellas, ¿no?. La culpa de que los hombres sean unos miserables sin honor ni respeto es de ellas, que te fuerzan a compartir.
No tienes honor, pero eres, además, un hipócrita.
Porque bien que nos gusta tener esos vídeos. Porque los pedimos. Porque los buscamos en las páginas porno, sin importarnos de que ahora esa mujer haya muerto por ese vídeo, nos pone tanto que hacemos trending esa búsqueda.
Y si no mandan vídeos da igual. Porque ya los grabaremos sin su conocimiento/consentimiento. Pero el problema son ellas. La solución es que ellas tomen medidas. No que nosotros nos plateemos por un momento que hacemos algo mal.

Mi solución: A todas las mujeres y niñas. Antes de mandar un nude o un vídeo porno a un chico, pedidle que se haga una foto introduciéndose algo por el ano. Así tendremos mutua destrucción asegurada.

Modo masculinidad tóxica OFF.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.