Invisibles hasta en la muerte


NOTA IMPORTANTE: Un hombre ha asesinado a una mujer en Barcelona. No digo “su” mujer aunque estuvieran casados, porque precisamente el hecho de considerarla “suya” ha sido, en este caso, el injustificable motivo de este horrible crimen.
Resulta que el hombre era conocido, un periodista famoso.
La mujer era médica en un ambulatorio de barrio.
Los primeros artículos de prensa se llenaron de datos sobre la biografía de él. Nos explicaban su vida profesional, sus logros, sus apariciones públicas y opiniones políticas… también nos daban detalles de su enfermedad, de su reciente operación…
De ella ayer no sabíamos ni el nombre, porque los primeros titulares hablaban de “su esposa”, y siempre de forma pasiva, como objeto directo de oraciones en las que el sujeto era él, el asesino.
Que él la hubiera matado parecía algo secundario porque la noticia era que él, alguien importante, había muerto.
Mañana en Plaza Sant Jaume hemos convocado un minuto de silencio a las 12 h, para mostrar el absoluto rechazo de esta ciudad hacia los asesinatos machistas. Espero que la plaza se llene, y que los y las que no podáis venir, hagáis ese minuto allá donde estéis.
Mientras tanto, habrá tiempo para los matices, habrá tiempo para los detalles de interés periodístico, pero la noticia que hoy debe interpelarnos, la que debemos exigir por rigor y por justicia, es esta: “La doctora Victoria Bertran ha sido asesinada por su marido”.
Hoy lo importante no es él, sino ella, y el injusto sufrimiento de su familia, amigos y compañeros de trabajo a quienes esta ciudad acompaña en su dolor.
– Ada Colau

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *